Diego Madolell Plaza, Ingeniero de Montes y empresario. Nació en Tabernas (Almeria) en 1789 y murió en Chercos (Almería) en 1867 a los 78 años de edad.De ideología liberal, estuvo imbuido con el ideal del progreso y del negocio, capaz de abordar los proyectos más dispares en la Almería de la primera mitad del XIX, en especial aquellos que pretendían invertir en el desarrollo del regadío.
Familia
Hijo de José Madolell, escribano y de María Plaza, pertenecían a una familia acomodada que se pretendía hidalga.
Militancia política
Por las ideas liberales que tenía tuvo que refugiarse en Cádiz con la entrada de los franceses durante la Guerra de la Independencia.
Iniciativas empresariales
En 1813 solicitó poner en explotación varias minas antiguas en El Puntal de Sierra Alhamilla y establecer una fundición plomiza que concertaría contratos con mineros y propietarios, rompiendo con el estanco del plomo.Al poco tiempo y gracias a las amistades propias y de su hermano Jerónimo le pusieron en contacto con el proyecto de transformar una actividad tradicional de producción de hierro en la Sierra Norte sevillana en un importante centro metalúrgico que abasteciera el mercado de Sevilla, Cádiz y Málaga.Con los beneficios que obtuvo con la ferrería de El Pedroso (1817-1822), decidió invertir en la construcción de dos pequeñas presas, una en la cerrada de Los Tristanes y otra en la de Inox, con la que pretendía poner en regadío grandes extensiones de los campos de Níjar.Para facilitar el riego a casi 67.000 hectáreas constituyó en Cádiz una empresa denominada Regadío de Níjar (1820), de esta manera comprometió al Ayuntamiento y a gran parte de los agricultores del lugar que debían abonar 200 reales por cada fanega susceptible de ser regada. La empresa fracasó y Madolell se arruinó pero volvió a enriquecerse en la floreciente minería de Sierra de Gádor. Allí le fue autorizada en 1824 la apertura de un cauce que diera riego a los campos de Dalías, Roquetas, Felix y Vícar.
Conflicto político
En 1833, su decidida lucha contra la restauración del absolutismo paralizaron el proyecto del canal y lo debió suspender tras haber abierto apenas cinco kilómetros de los 62 proyectados. Este fracaso, obligó al empresario a vender varias propiedades familiares en Gádor.En los años siguientes financió las milicias locales isabelinas contra los carlistas junto a otros empresarios con visión de futuro, como Ramón Orozco.
Nuevos proyectos
canal_beninar.jpg
Recorte de la prensa de la época

De nuevo vio posibilidades de negocio y con el apoyo de su hermano, invirtió en Sierra Almagrera, donde realizó varias contraminas entre 1840 y 1842 y se enriqueció nuevamente porque inventó un sistema nuevo de aireación de las galerías, que aumentó de forma sensible el rendimiento de los mineros.Proyectó en la Cerrada del Maimón, entre Urrácal y Olula, en 1847 una sociedad compuesta de 600 acciones para construir un pantano, siguiendo la misma fórmula que en Níjar. Por desgracia, las aguas tienen dueño, con lo que se inició un complicado pleito que echó al traste el proyecto. Casi arruinado, se refugió en Chercos, donde todavía conservaba algunas propiedades familiares de su mujer.
Volver a la página de inicio
Fuentes
Diego Madolell Plaza, Cara Barrionuevo, Lorenzo dialme.org
Editor: Feliciano Robles